Papel salado

En primer lugar realizamos el salado del papel con una solución de gelatina, cloruro de amonio y citrato de amonio.


A continuación ponemos las imágenes a secar.

Una vez se han secado los papeles, se les aplica una solución de nitrato de plata al 10% por flotación. Esta operación debe realizarse completamente a oscuras y con luz de seguridad.
A continuación se vuelven a secar los papeles y ya estarán listos para exponer.
La exposición se realiza colocando un negativo (o un objeto, en el caso de los dibujos fotogénicos) en contacto con el papel sensibilizado en una prensa y bajo la luz del sol, donde lo mantendremos unos minutos hasta que adquiera una tonalidad morada fuerte.
Tras la exposición lavamos nuestros papeles en un baño de agua corriente durante 5 minutos aproximadamente.
Después de lavar el papel expuesto debemos elegir si lo queremos virar o salar.

El virado proporcionará a nuestra imagen una mayor estabilidad y una tonalidad más neutra.

Para el salado del papel utilizaremos una solución de ácido cítrico y cloruro de sodio.
Por último fijamos nuestras imágenes con una solución de tiosulfato de sodio y realizamos un lavado final de al menos 30 minutos.