Conservación de FotografíasConservación de Fotografías

“In order to preserve prints we need to understand them as physical objects and learn how to use them in ways that do not contribute their destruction” (Reilly, 1986).

Antes de comenzar a realizar ninguna intervención es necesario plantearse una serie de preguntas sobre el inmueble y las colecciones de fotografía que tenemos entre manos, de esta manera podremos comprender los orígenes de los deterioros presentes en dichas colecciones y cuál sería la manera de intervenir más adecuada en cada caso.

El primer paso a la hora de conservar y/o restaurar una fotografía es identificar los materiales que la constituyen para así poder elegir los materiales adecuados para su conservación y restauración. Este punto es muy importante, ya que una identificación errónea podría comprometer la integridad física de la fotografía. En muchas ocasiones los deterioros presentes ayudan a identificar el proceso fotográfico.

Una vez se ha identificado la técnica fotográfica se estudiarán sus posibles causas de deterioro: manipulación excesiva e inadecuada, exposición a condiciones ambientales desfavorables, inestabilidad intrínseca de los materiales… esto nos ayudará a realizar la propuesta de conservación más idónea en cada caso.

La incorrecta manipulación es una de las principales causas de deterioro de una fotografía y puede comprometer seriamente su estabilidad físico-química. Los deterioros más comunes de una manipulación inadecuada son: presencia de huellas dactilares sobre la superficie de la imagen, manchas, pliegues y dobleces en las esquinas de las impresiones sobre papel y rotura en los soportes de vidrio, abrasiones y pérdidas de la emulsión causadas por tentativas de limpieza desafortunadas por parte de personal no cualificado, marcas de clips, grapas y cintas adhesivas.

Para realizar una correcta manipulación deben seguirse unas normas básicas de preservación:

  • Manipular las fotografías con guantes de algodón o látex, para evitar manchas de grasa y de sudor que provocarían reacciones químicas y sus consecuencias físicas como  cambios en el color y en la densidad de la imagen: amarilleado y espejo de plata.

  • Evitar hablar muy cerca de las fotografías para evitar salpicaduras de saliva.
  • Las fotografías de grandes dimensiones, así como los negativos de vidrio, deben sujetarse siempre con las dos manos y sobre la mesa de trabajo para evitar dobleces, arrugas y roturas.
  • Para examinar el reverso de una fotografía, voltearlas entre dos cartones rígidos de mayores dimensiones que la fotografía.
  • Transportar las fotografías sobre un soporte rígido mayor que la fotografía.

A todas y cada una de las fotografías que conforman un fondo fotográfico se les debe asignar un nº de registro y otros datos como: su nombre, localización y descripción  técnica y de su estado de conservación.

La digitalización es una práctica cada vez más extendida en los archivos de fotografía que facilitan la búsqueda y el acceso a las imágenes (sin necesidad de manipular el documento original), favorecen su divulgación y preservación. Sin embargo debe tenerse en cuenta que un archivo digital nunca sustituirá al documento original.

Para evitar una manipulación innecesaria de las fotografías originales, se suministrarán copias de sustitución, siempre y cuando no sea imprescindible la consulta de la pieza original. Cuando la consulta del documento original esté justificada, se facilitará, un documento escrito con las recomendaciones sobre su correcta manipulación, las piezas originales con fundas de protección y/o unos guantes para su consulta.

Toda fotografía que se encuentre en un archivo deberá tener una protección individual realizada con material que haya pasado el Test de Actividad Fotográfica (PAT) para protegerlas de su entorno inmediato.

Existen una serie de barreras físicas, o guardas de diferentes niveles, que protegen las fotografías. Desde los sobres, fundas, cajas y cajones, mobiliarios, áreas de almacenamiento, hasta el mismo edificio en el que se encuentran las colecciones fotográficas. Su objetivo fundamental es proteger los documentos fotográficos y aislarlos del medio.

Las guardas de primer nivel: sobres y fundas, están en contacto directo con las fotografías y las protegen contra el polvo, las abrasiones, la manipulación y el contacto directo y les aportan una imagen de respeto. Deben ser químicamente inocuos, permanentes haber pasado el PAT y tener un diseño que facilite su manipulación.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que si realojamos el material fotográfico en guardas aptas para su conservación, pero éste no se encuentra almacenado en unas condiciones de humedad relativa y temperatura adecuadas, nuestras mejores intenciones no serán suficientes. Es mejor, por tanto tener unas buenas condiciones de almacenamiento previamente, y posteriormente realojar las fotografías en guardas de material que haya pasado el PAT.

El montaje en fotografía consiste básicamente en aportar a la fotografía una guarda protectora que minimiza la manipulación directa del objeto mientras que permite su consulta y facilita su almacenaje y exhibición.

Asimismo, el montaje realza los valores estéticos de la obra durante la exhibición y sirve como un espaciador entre la obra y el vidrio de protección.

Existe una gran variedad de tipos de montaje: montaje simple, montaje de inserción, montaje sólido, montaje flotante y de tipo oriental… con una o múltiples aberturas…

El material utilizado para el montaje de fotografía deben ser de pH neutro, libres de ácido, no contener sulfuros reducibles o peróxidos, buffer ni tintes alcalinos, ceras ni plastificantes; los estándares ANSI de calidad fotográfica.

Una de las labores más importantes y que no hay que condenar en el olvido después de acondicionar un archivo fotográfico, es planear un control periódico de las condiciones ambientales de los espacios del archivo (mediante instrumentos de medición como los dataloggers), vigilar y controlar la forma de utilización de las colecciones y  revisar su estado de conservación, de una muestra representativa o de su totalidad, dependiendo del tamaño y de la homogeneidad del archivo, que se reflejará en un informe de condiciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies